Teletrabajo, trabajo en casa y trabajo remoto: Parecido pero diferente

por | Ago 26, 2021 | Actualidad Jurídica, Laboral

 

Hace más de una década que en Colombia se expidió la Ley de Teletrabajo[1], sin embargo, la cultura de la presencialidad, arraigada hasta hace muy poco en las relaciones laborales en Colombia, aunada a los requisitos y cargas adicionales que implica para el empleador, hicieron que el teletrabajo no tuviera mucha acogida entre los empresarios.

No obstante, el escenario inimaginable de un aislamiento obligatorio, se convirtió en una realidad debido al surgimiento del COVID-19, con lo cual empleadores y trabajadores se vieron obligados a dar continuidad a la relación laboral en la distancia, dando lugar al denominado trabajo en casa, cuya ley fue expedida en mayo del 2021[2]. Finalmente, cuando pensábamos que ya todo estaba escrito sobre el trabajo a distancia, el Congreso de la República, expide en agosto del 2021 la Ley del Trabajo Remoto (Ley 2121), aparentemente con el fin de facilitar nuevas formas de trabajo.

Producto de lo anterior, la categoría que para efectos del presente artículo denominaremos “trabajo a distancia”, tiene a hoy en Colombia un régimen jurídico complejo, que a nuestro criterio no solamente genera confusión sino que además desincentiva la implementación de nuevas formas de trabajo que en ausencia de normatividad ya estaban demostrando tener un impacto positivo en las relaciones laborales y la reactivación económica.

 Sin embargo, al margen de las discusiones jurídicas sobre la pertinencia de la reglamentación del trabajo remoto como una tercera categoría del trabajo a distancia, presentamos en términos sencillos lo que como empleador tiene que saber si desea que sus trabajadores laboren en la distancia, con el fin de determinar la figura aplicable según el caso y las consecuencias de su implementación.

 

1.  EL TELETRABAJO

El teletrabajo es una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y la comunicación para el contacto entre el trabajador y el empleador, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio específico de trabajo.

 

Recordemos que…

Existen tres formas de teletrabajo:

1. Autónomo: el trabajador desarrolla su actividad de forma permanente en su propio domicilio o un lugar escogido por él. Se caracteriza porque el trabajador labora siempre fuera de la empresa y sólo acude a la oficina de forma ocasional.

2. Suplementario: el trabajador alterna sus tareas en distintos días de la semana entre la empresa y un lugar fuera de ella (al menos 2 días) usando las TIC para dar cumplimiento. 

3. Móvil: El trabajador que no tiene un lugar de trabajo establecido y desarrolla sus actividades primordialmente a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, en dispositivos móviles.

Aspectos a tener en cuenta

El contrato debe ser escrito y contener los siguientes aspectos particulares:

  • Las condiciones de servicio, los medios tecnológicos y de ambiente requeridos y la forma de ejecutar el mismo en condiciones de tiempo y si es posible, de espacio.
  • Los días y los horarios en que el trabajador realizará sus actividades para efectos de delimitar la responsabilidad en caso de accidente de trabajo y evitar el desconocimiento de la jornada máxima legal.
  • Las responsabilidades en cuanto a la custodia de los elementos de trabajo y el procedimiento de la entrega por parte del trabajador al momento de finalizar la modalidad de teletrabajo.
  • Las medidas de seguridad informática que debe conocer y cumplir el trabajador.

En caso de migrar del trabajo presencial al teletrabajo, el trabajador conserva el derecho de solicitar en cualquier momento, volver a la actividad laboral de forma presencial, lo que no sucede con quien se vincule desde el primer momento como teletrabajador.

El auxilio legal de transporte solo procede si de forma excepcional el trabajador debe movilizarse en ejercicio de sus funciones.

Para más detalles sobre el teletrabajo, lo invitamos a visitar nuestra publicación El Coronavirus: Una Oportunidad para la Consolidación del Teletrabajo y la Regulación del Trabajo en Casa

 

 

2.  EL TRABAJO EN CASA

Es la habilitación temporal de un trabajador para desempeñar transitoriamente sus funciones por fuera del sitio donde habitualmente las realiza, cuando se presenten circunstancias ocasionales, excepcionales o especiales que impidan que el trabajador pueda realizar sus funciones en su lugar de trabajo, privilegiando -sin limitarse- el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Aspectos a tener en cuenta

Únicamente se da por circunstancias excepcionales, ocasionales o especiales.

Es transitorio. Puede extenderse por 3 meses prorrogables por 3 meses más, o hasta que desaparezcan las circunstancias que le dieron origen.

Para dar inicio al trabajo en casa, el empleador debe notificar a los trabajadores por escrito indicando la duración del trabajo en casa.

El empleador debe respetar el derecho a la desconexión laboral[3] de los trabajadores.

El empleador debe notificar a la ARL la ejecución temporal de actividades del trabajador desde su casa, indicando las condiciones de tiempo y lugar.

El primer responsable de suministrar los equipos necesarios para el desarrollo de las actividades es el EMPLEADOR; no obstante, el trabajador podrá disponer de sus propios equipos y demás herramientas, siempre que medie acuerdo con el empleador.

Para más detalles sobre el trabajo en casa, lo invitamos a visitar nuestra publicación puntos clave sobre la Ley de Trabajo en Casa

 

3.  TRABAJO REMOTO

Es una forma de ejecución del contrato de trabajo a distancia mediante la utilización de tecnologías de la información y las telecomunicaciones u otro medio o mecanismo, donde el empleador y trabajador, no interactúan físicamente a lo largo de la vinculación contractual, ni siquiera en la suscripción del contrato, la cual debe realizarse mediante firma electrónica o firma digital.

 

El trabajador solo podrá ser requerido en las instalaciones del empleador de manera excepcional si

1. se requiere verificar las herramientas de trabajo, o

2.Se requiere la instalación o actualización manual de equipos o softwares, o

3.Se requiere adelantar un proceso disciplinario.

Aspectos a tener en cuenta

Todos los documentos que se generen durante la relación laboral, desde el contrato hasta su terminación, incluyendo adendas y modificaciones, requieren de firma electrónica o digital.

Recordemos que…

De acuerdo con la Ley 527 la firma electrónica consiste en “métodos como códigos, contraseñas, datos biométricos o claves criptográficas privadas, que permiten identificar a una persona en relación con un mensaje de datos. El método de firma debe ser, a la luz de todas las circunstancias del caso, incluido cualquier acuerdo aplicable, confiable y apropiado respecto de los fines para los que se utiliza.”

 

La firma digital es una firma electrónica avanzada que “consiste en un valor numérico que se adhiere a un mensaje de datos y que, utilizando un procedimiento matemático conocido, permite determinar que ese valor se ha obtenido exclusivamente con la clave del iniciador y que el mensaje inicial no ha sido modificado.”

Al igual que en el teletrabajo, el contrato debe constar por escrito en un mensaje de datos[4] y contener los siguientes aspectos particulares:

  • Las condiciones de servicio, los medios tecnológicos y de ambiente requeridos y la forma de ejecutar el mismo en condiciones de tiempo y si es posible, de espacio.
  • Los días y los horarios en que el teletrabajador realizará sus actividades para efectos de delimitar la responsabilidad en caso de accidente de trabajo y evitar el desconocimiento de la jornada máxima legal.
  • Las responsabilidades en cuanto a la custodia de los elementos de trabajo y el procedimiento de la entrega por parte del teletrabajador al momento de finalizar la modalidad de teletrabajo.
  • Las medidas de seguridad informática que debe conocer y cumplir el teletrabajador.

El lugar desde el cual el trabajador prestará sus servicios, debe ser acordado de mutuo acuerdo entre empleador y trabajador y contar con la aprobación de la ARL.

El empleador debe proveer al trabajador las herramientas tecnológicas para la prestación del servicio, así como el costo de su mantenimiento y el valor del servicio de energía e internet.

El empleador deberá cubrir el costo de los desplazamientos que ordene al trabajador.

No habrá exclusividad, salvo que el el trabajador lo autorice expresamente.

¿Qué modalidad de trabajo a distancia me conviene como empleador?

Cada caso es único y la decisión depende de las necesidades de su empresa, no obstante, dada la naturaleza temporal y excepcional del trabajo en casa, esta figura solamente debe ser utilizada cuando se presenten circunstancias ocasionales, excepcionales o especiales que impidan que el trabajador pueda realizar sus funciones en su lugar de trabajo.

 Ahora bien, entre el teletrabajo y el trabajo remoto, consideramos que el teletrabajo es mucho más flexible no solamente en cuanto a la suscripción del contrato y demás documentos que tengan lugar durante la relación laboral, sino que además, permite el desarrollo de la misma en diferentes circunstancias gracias a las tres modalidades previstas, lo cual incluye, por ejemplo, que el trabajador desarrolle sus labores desde el lugar que desee. Por el contrario, el trabajo remoto implica el cumplimiento de requisitos estrictos que impone muchas más cargas adicionales al empleador y en las que el trabajador debe permanecer en un solo lugar.

 

Recuerde que en González Aldana Abogados contamos con un equipo de abogados expertos en derecho laboral dispuestos a asesorarle en la implementación del trabajo a distancia.

[1] Ley 1221 de 2008.

[2] Ley 2088 de 2021.

[3] De conformidad con el artículo 4 de la Ley 2088 de 2020, es el derecho a disfrutar de su tiempo de descanso, permisos, vacaciones, feriados, licencias con el fin de conciliar su vida personal, familiar y laboral.

[4] En los términos del artículo 6 de la Ley 527 de 1999.

Foto créditos: <a href=’https://www.freepik.es/fotos/negocios’>Foto de Negocios creado por freepik – www.freepik.es</a> <a href=”https://www.freepik.es/fotos/tecnologia”>Foto de Tecnología creado por freepik – www.freepik.es</a> <a href=”https://www.freepik.es/fotos/negocios”>Foto de Negocios creado por our-team – www.freepik.es</a>

Seguir leyendo

CONOZCA LAS VENTAJAS DE LA FIDUCIA EN GARANTÍA

CONOZCA LAS VENTAJAS DE LA FIDUCIA EN GARANTÍA

facebookinstagramlinkedin Circular Basica Jurídica de la Super Intendencia Finaciera C.E. 029 DEL 2014 RelacionadosHoy en día, cuando analizamos el mundo empresarial y el mercados nacional e internacional, uno de los factores que más influencia los negocios, es el...